Celebra las pequeñas victorias

1 lectura de minutos

A veces, las cosas que tememos se sienten como un gran muro imposible de escalar. Compartir tu fe con alguien que has estado esperando llevar a Jesús puede parecer una tarea difícil. Podría ser por miedo a que la persona reaccione mal o piense que tienes una mala intención. Quizá has compartido, pero dudas que se conecten con una comunidad de la iglesia.

El apóstol Pablo nos recuerda:

≪Así que no nos cansemos de hacer el bien porque, si seguimos haciéndolo, Dios nos premiará a su debido tiempo.≫ — Gálatas 6:9 (TLA)

Los pasos lentos, pero constantes, de progreso que un amigo hace para confiar en ti, hablando de las cosas más profundas de la vida y la fe, son pequeñas victorias que hacen retroceder al miedo. A medida que construyes una relación y te das cuenta de que Dios está trabajando en tu vida como un Padre real y amoroso, el rugido del miedo se convierte gradualmente en un chillido patético.

La clave es reconocer y celebrar las pequeñas victorias, y utilizarlas para vencer el miedo. Una pequeña victoria puede haber sido compartir tu experiencia de Jesús o haber servirdo a alguien. Lo que importa es que veas la victoria por lo que es, permitiéndote ver a Dios obrando en las personas que te rodean.

Viviendo como pacificadores

yesHEis
2 lectura de minutos

Viviendo como pacificadores

yesHEis
2 lectura de minutos

¿Por qué Dios permite la maldad?

yesHEis
5 lectura de minutos

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *