Comparte tu historia de Pascua

2 lectura de minutos

¿Alguna vez has luchado por compartir tu propio testimonio? Bueno, ¡la Pascua es el tiempo perfecto para comenzar! Mientras todos comemos cantidades copiosas de chocolates, las estadísticas sugieren que así como la ingesta de chocolate incrementa, también aumenta el interés en el cristianismo. Así que, ¿por qué no aprovechamos la estación? Simplemente comparte tu propio testimonio.

Cuando compartes tu propio testimonio, de hecho, estás compartiendo la historia de la Pascua.

Déjanos explicarte. La historia de la Pascua es la narración de la muerte de Jesús en la cruz y su resurrección. Es el momento en el que la muerte fue vencida y fuimos libres del pecado. Cuando compartimos cómo Jesús cambia nuestras vidas, estamos revelando el poder transformador de la muerte y resurrección de Jesús.

Hay un gran ejemplo de esto en el libro de Corintios en el Nuevo Testamento. Pablo (un hombre que solía perseguir cristianos) escribe que fue salvo sólo gracias a la muerte y resurrección de Jesús. Él comparte que es por la muerte de Jesús que él pudo morir a sus viejas costumbres; y así como la resurrección de Jesús, Pablo pudo nacer de nuevo en su nueva vida. Él comparte su propia historia en el contexto de la historia de la Pascua.

Quizá nuestra historia no sea tan dramática como la de Pablo; pero así como Pablo y millones de cristianos, nuestras propias historias son el resultado de la historia de la Pascua.

Nosotros también podemos compartir el poder de la historia de la Pascua al contar nuestra propia historia. Aquí hay una simple estructura que podría ayudarte:

1. Cuenta cómo era tu vida antes de Jesús.

2. Cuenta cómo conociste a Jesús.

3. Cuenta cómo es tu vida con Jesús.

Atrévete e intenta utilizar estos simples puntos para compartir tu testimonio.

Recuerda: al compartir tu testimonio estás dirigiendo a las personas hacia Jesús.Ora de antemano y pídele al Espíritu Santo que te guíe cuando hables.

Viviendo como pacificadores

yesHEis
2 lectura de minutos

Viviendo como pacificadores

yesHEis
2 lectura de minutos

¿Por qué Dios permite la maldad?

yesHEis
5 lectura de minutos

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *