El espacio entre ≪decirlo≫ y ≪hacerlo≫

2 lectura de minutos

Es fácil decir que sí a las cosas en la vida. Hay tantas cosas a las que vale la pena decir que sí. Pero este es el asunto: no haces todo aquello con lo que estás de acuerdo.

A veces es porque olvidas hacerla y otras porque aunque estás de acuerdo, no estás fuertemente convencido de ello, así que no tienes la motivación para hacerlo.

Las cosas que más nos apasionan son las que ocupan nuestra atención.

Hay un vínculo entre nuestras convicciones, acciones y pasiones. La convicción de Jesús de hacer la voluntad de su Padre lo llevó a actuar. Él prefería hacer la voluntad de su Padre antes que comer o beber. No podía vivir sin estar bajo esa voluntad (Juan 4:34). Su convicción creó esa pasión que lo llevó a tomar acción.

Cuando se trara de compartir tu fe, el vínculo entre decir ≪sí, voy a compartir mi fe≫ y el hecho de hacerlo es la pasión. Tus pasión mostrará tu convicción.

Necesitamos examinar nuestras convicciones y, a su vez, la pasión hacia ellas. Al hacerlo, nuestras acciones cambiarán para mejor. La brecha entre ≪decirlo≫ y ≪hacerlo≫ se hará más pequeña y nuestra fe en Jesús y el amor por los demás se hará más grande.

Si estás luchando con la parte de tomar acción, examina tus convicciones y pasiones hacia Jesús y las personas. La Biblia dice en Lucas 6:45: ≪…de lo que abunda en el corazón habla la boca≫. Lo que hablas muestra dónde está tu corazón. Tu confesión expone sus convicciones.

Tu pasión puede crecer cuando comienzas a vivir con aquello de lo que estás convencido. La pregunta, sin embargo, es: ¿estás convencido de la fe que quieres compartir? Eso es lo que determinará el tamaño del espacio entre el ≪decirlo≫ y ≪hacerlo≫.

Viviendo como pacificadores

yesHEis
2 lectura de minutos

Viviendo como pacificadores

yesHEis
2 lectura de minutos

¿Por qué Dios permite la maldad?

yesHEis
5 lectura de minutos

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *