Fuerte en el exterior, pero débil en el interior

2 lectura de minutos

Recientemente, una joven que se hizo famosa en Instagram decidió exponer su vacía y falsa realidad. Se había dado cuenta que lo que pensaba que era un pináculo emocionante, en verdad solo era un valle deprimente, y por eso quiso contarles a los demás para que ellos tampoco cayeran en la mentira.

Ella había trabajado tan duro en construir esa fachada que cuando el viento de la vida hizo presión, se derrumbó fácilmente pues su base no era sólida.

Como cristianos, cuando los vientos de la vida nos presionan, también podemos dejarnos llevar por una apariencia elegante y palabras bonitas porque esperamos que el caminofácilproduzca los resultados que solo el caminocorrectopuede lograr. No hay una forma rápida de tener éxito sólido y lo mismo sucede con la fe sólida.

Es fácil emocionarnos con conferencias o llamados al altar y pensar que sirven para construir nuestras vidas espirituales e ignorar los hábitos diarios porque parecen aburridos.

Aquellos que tienen una sólida vida espiritual no viven en una montaña rusa espiritual. Ellos no renuncian a su convicción solo por las excusas y los gritos de atención de la vida.

5 cosas que podemos aprender de aquellos con una sólida vida espiritual


1. Son conscientes de su fragilidad y felizmente lo admiten.

2. Saben que solo Jesús puede completarlos.

3. Aceptan el largo proceso de construcción de carácter que requiere una sumisión diaria a Cristo.

4. Entienden que Dios mira el corazón, no la apariencia externa.

5. Dejan sus libros de autoayuda y leen su Biblia, ya que se dan cuenta de que su crecimiento espiritual se basa en la dependencia de Cristo, no en su propio desempeño.


No dejes que la Pascua sea la primera vez que trabajas en tu vida espiritual desde Navidad y la última vez que trabajas en ella antes de la próxima Navidad. No permitas que tu relación con Dios sea una fachada que pulirás y reorganizarás rápidamente cuando vengan amigos de la iglesia.

Si la suma de nuestra realidad se basa en ocultar nuestra verdadera identidad, entonces hemos perdido nuestro llamado porque nuestra realidad debería ser un reflejo de nuestra identidad en Cristo: fuerte, basada en Dios y siempre renovada.

* * *

≪Amados hermanos, cuando tengan que enfrentar cualquier tipo de problemas, considérenlo como un tiempo para alegrarse mucho porque ustedes saben que, siempre que se pone a prueba la fe, la constancia tiene una oportunidad para desarrollarse. Así que dejen que crezca, pues una vez que su constancia se haya desarrollado plenamente, serán perfectos y completos, y no les faltará nada. Si necesitan sabiduría, pídansela a nuestro generoso Dios, y él se la dará; no los reprenderá por pedirla. Cuando se la pidan, asegúrense de que su fe sea solamente en Dios, y no duden…≫ — Santiago 1:2–8 (NTV)

Viviendo como pacificadores

yesHEis
2 lectura de minutos

Viviendo como pacificadores

yesHEis
2 lectura de minutos

¿Por qué Dios permite la maldad?

yesHEis
5 lectura de minutos

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *